Sin celulares en las pediatrías, creen que sería buena idea limitar el uso de dispositivos inalámbricos

Los bebés hospitalizados en un departamento de pediatría son muy vulnerables y sensibles a su entorno, sin embargo están potencialmente expuestos a campos electromagnéticos de radiofrecuencia (RF-EMF).

Un reciente estudio realizado por siete científicos, cuantificó los niveles de RF-EMF en una pediatría de 34 camas, con una unidad de cuidados críticos neonatales y una unidad de cuidados intensivos neonatales.

Por un lado, se evaluaron los niveles de radiación en 144 puntos en el área del personal en un período de 24 horas. Y por otro los dispositivos médicos a los que los recién nacidos están expuestos, mediante una cámara de Faraday. Los teléfonos móviles fueron los que midieron más alto, y aunque se detectó el doble de actividad electromagnética en el sector de cuidados críticos que en el de cuidados intensivos y habitaciones de los niños, los niveles en general fueron bajos.

Sin embargo, la combinación de exposición crónica a bajas frecuencias con valores pico elevados en una población vulnerable de recién nacidos prematuros puede ser motivo de especial preocupación.

En un departamento de pediatría, la disminución de la exposición de los recién nacidos prematuros a radiofrecuencias y campos electromagnéticos debe implicar principalmente una limitación en el uso de dispositivos de comunicación inalámbrica por parte del personal y familiares.



Autor:Leonardo Mesa

Fuente: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0013935119306917?fbclid=IwAR0KdPtT9tOuQVUz1IXuQSte9WrqGrvbhOa3O5biRh08o-Tzxv2_ljSqKPk

Comentarios

Comentar artículo